The Shape of Water, amor y belleza

The Shape of Water es una de las películas más bellas que he visto, la música, la fotografía, las actuaciones, todo converge de la manera correcta para contarnos una historia en dónde el amor es esa fuerza invisible que nos une a otros para hacernos mejores.

Recuerdo que en alguna ocasión Guillermo del Toro mencionó que él ahora sólo realiza aquellas películas que lo necesitan para poder existir. En ese sentido La Forma del Agua es un producto único que se beneficia de toda la experiencia que el mexicano ha adquirido a lo largo de sus 25 años de experiencia como director.

La historia de esta película nos presenta a Eliza, una mujer muda que trabaja limpiando unos laboratorios del gobierno americano, ella se ve maravillada por una criatura que se encuentra en cautiverio dentro de estos laboratorios y poco a poco ambos comienzan una enternecedora relación.

Sally Hawkins interpreta a Eliza en esta cinta y lo hace de una bella e increíble manera porque dota a su personaje de una increíble fuerza, pero a su vez la llena de sensibilidad y todo sin articular una palabra.

La criatura para esta cinta fue totalmente creada a mano, lo que facilita la reacción e interacción de los actores en el set, pero fue todo un reto para el equipo de producción, un reto de años que al final fue aplicado sobre Doug Jones (Crimson Peak, Hell Boy), frecuente colaborador de Del Toro. Jones nunca deja de sorprendernos en estos increíbles papeles.

Cuando se trata de retratar la violencia y la sexualidad de sus personajes Del Toro los utiliza sabiamente, no los incluye para vender boletos, sino que se sienten como parte integral de la trama. La sexualidad es tomada como algo cotidiano y la violencia lleva a la cinta a alcanzar notas interesantes de horror.

La fotografía de la cinta es vibrante, quizá inclusive otro personaje más, ese hermoso color verdoso que invade muchas de las escenas junto con un increíble manejo de cámara nos ofrece espacios con una personalidad única. Todos los espacios que aparecen en la cinta se ven tan bien que es ridículo que el costo total de la cinta sea de 19.5 millones de dólares porque fácilmente la producción tiene la calidad de películas 4 veces más caras.

Algo que amé fue que jamás había reído tanto en una película de este director, lo cual fue hermoso porque estaba listo para maravillarme o para llorar, pero no para reír. El humor está integrado de tal manera que se siente natural y acaba balanceando increíblemente la historia.

La película toma personajes que son una minoría o invisibles en otras historias y les da la oportunidad de brillar con una cálida luz. La mujer muda se convierte en la princesa sin voz y la criatura del mar es un dios de las amazonas. Los personajes secundarios tienen todos unos buenos arcos dentro de la historia y Michael Shannon sin duda hace lo posible por darle algo de humanidad al personaje del coronel.

Al final podríamos ver a la cinta como un bello museo curado por Guillermo Del Toro, en el encontramos música increíble, los mejores efectos en maquillaje, bellos paisajes, dibujos icónicos y una historia que une todo con un enorme y hermoso listón rojo, de esos de los que sólo traen los mejores regalos.

The Shape of Water se estrena en México el 12 de enero de 2018.

Por: Alex García.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s