#Reseña Kingsman: The Golden Circle

Desde la primera escena de Kingsman: The Golden Circle podemos notar que el presupuesto de esta secuela es sumamente superior pero después de unos cuantos minutos llenos de acción la película entra en una extraña y cansada fase de ¿Desarrollo de personajes?

Matthew Vaughn y Jane Goldman se han encargado de escribir y adaptar ideas para todas las películas dirigidas por Vaughn, sin embargo, en esta ocasión escribieron la historia de esta secuela desde cero y el resultado no me convence del todo.

Nos encontramos con que el mundo de Eggsy cambia cuando ocurre un ataque directo hacia Kingsman. Ahora Eggsy deberá pedir ayuda a una organización americana para resolver la crisis que el mundo atraviesa.

La premisa de la cinta no es mala. De hecho, está llena de ideas interesantes, el problema es que los villanos están mal desarrollados, cuesta trabajo crear empatía por sus historias. De la misma forma los héroes carecen de motivaciones que se sientan reales. En ocasiones pasadas Vaughn y Goldman nos habían dado la entrañable relación de Charles y Erick (X-Men First Class) o la ingenuidad de quién cree haber encontrado el amor en Tristan (Stardust), pero en esta ocasión todos los personajes parecen malos clichés.

Las películas de Mathew Vaughn se han caracterizado por tener varios elementos de ficción, pero esta es la primera vez que estos elementos se sienten extraños. De alguna forma la primera película de Kingsman se siente más realista y no de una buena forma. Es probable que tener un presupuesto más alto de hecho daño la creatividad en favor de espectáculo. Inclusive las pocas relaciones interesantes que había de la película anterior fueron sacrificadas en favor de nuevos personajes.

La primera película de Kingsman fue tachada de sexista debido a la última escena de la película en la que la princesa secuestrada ofrece sexo al protagonista solo por “Haber salvado al mundo”. En esta ocasión el director da una respuesta a esos comentarios haciendo básicamente la misma insinuación, pero con Elton John y Colin Firth, lo cual no siento que arregla nada. De hecho, se mete en terreno más “controversial” debido cierta escena en la mitad de la cinta.

 

Debido a estos problemas con el guion la reintroducción de Firth al universo Kingsman se siente forzada, al igual que la presencia de Elton John. No es hasta el tercer acto que todo comienza a hacer click y comienza a ser una película disfrutable. Sin embargo, la película comienza a ser disfrutable casi muy tarde.

En el momento en que Kingsman comienza a funcionar (Hasta Elton John Funciona) salen a relucir las fortalezas de su director, entre las cuales están las escenas de acción en medio de entornos creativos bien aprovechados.

Lo lamentable es que si se hubiera ejecutado el desarrollo de personajes de mejor manera la película sería mucho mejor y no sería salvada por “La acción del final”.

Si quieren hacer una tercera película de Kingsman, Jane Goldman y Manthew Vaughn tienen que tener más cuidado con el guion, porque cuando la película tiene sus momentos de acción funciona como solo Vaughn sabe hacerlo, pero también hay momentos muy malos que pudieron ajustarse en favor de algo mejor.

Al final Kingsman: The Golden Circle se siente cansada, pero si logras llegar despierto al tercer acto te encontrarás con la justificación perfecta por haber pagado el boleto de entrada.

Escrito por: Alex García Cabrera.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s